Jelly Belly: Sing Street | ¡Qué vuelvan los `80!

Jelly Belly: Sing Street | ¡Qué vuelvan los `80!

Los 80 están de moda, la nostalgia, el “yo fui a EGB”, ir a ver “Los Goonies” al cine…

Y la música de los 80, también.

John Carney, que hace unos años nos trajo la deliciosa “Begin Again” vuelve a hacernos enamorar de la música, vuelve al Dublín de sus orígenes, de “Once” (pendiente de ver, está entre mis #yoconfieso) y nos trae la historia de Conor, un chico que para impresionar a una chica, Raphina, forma una banda de música junto con otros inadaptados del colegio.

Lo que comienza siendo un juego de conquista se convierte en la forma que el joven Conor tiene de conectar con su hermano mayor, de expresar lo que siente sobre la vida, el amor, el nuevo colegio (y su intransigente director), el divorcio de sus padres, y su esperanza de un futuro nuevo, y una forma nueva de ver la vida de mano de esa misteriosa chica a la que quiere conquistar.

singstreet_animado

La música, es un personaje más, como en las anteriores películas de Carney, y nos hace un auténtico repaso por los éxitos de los 80, Duran Duran, The Cure, The Clash, Spandau Ballet, pero sobre todo la banda sonora original, recomendadísima, con la ayuda indispensable de Adam Levine.

Para quien conozca la obra de Carney ya sabrá que es una joya, para el resto, recomendada 100%, eso sí, mejor en VOSE.

El caso Sloane | La vida es una jungla

El caso Sloane | La vida es una jungla

Hay industrias que son despiadadas, pero si hay una que tiene mala reputación por encima de todas las cosas es el “lobbismo”. Podríamos resumir de forma demasiado sencilla y simplista que los lobbys son grupos de presión que se dedican a ejercer la misma sobre políticos para conseguir que se aprueben, o todo lo contrario, ciertas leyes que afecten a las industrias que representan,

Si hay alguien poderoso en el mundo ahora mismo (y desde hace bastante tiempo) es el “lobby” armamentístico americano.

A nosotros, desde Europa, nos parece de locos que con todos los casos de tiroteos en escuelas, colegios y universidades, con todos los muertos por arma de fuego que hay anualmente en el país de la libertad, no esté más regulado el uso de armas, pero claro, es el país de la libertad, de la libertad de llevar armas.

misssloane

Pero dejemos los antecedentes y vayamos a lo que importe “El caso Sloane”.

Elizabeth Sloane (Jessica Chastain) es una de las lobistas más existosas de Washington. Su única preocupación es ganar, y lo hace, a cualquier precio. Pero cuando decide ir en contra del lobby más importante de EE.UU. (el de la industria armamentística) tendrá que ir con cuidado y repasar sus estrategias si quiere ganar a los más poderosos de Estados Unidos.

John Madden (La deuda, Shakespeare enamorado) construye la película sobre la magistral interpretación de Jessica Chastain y el guión de Jonathan Perera, manteniendo el ritmo y la intensidad hasta el final. Los secundarios de lujo, Mark Strong, John Ligthgow, Alison Pill,  Gugu Mbatha-Raw acompañan a la protagonista por este particular camino de redención y son imprescindibles y completamente creíbles en sus interpretaciones.

El caso Sloane” es una de esas películas necesarias, que te dejan un buen sabor de boca al salir de la sala, pero con la cabeza a mil por hora planteándote en qué clase de mundo vivimos.

Imprescindible, y mejor en VOSE. Por cierto, si, Jessica Chastain, se aprende sus guiones…

Alien: Convenant | Alien, una y otra vez

Alien: Convenant | Alien, una y otra vez

Si las segundas partes nunca fueron buenas, las segundas partes de las precuelas…

Pues tampoco, para que nos vamos a engañar. Cuando se estrenó Prometheus muchas esperanzas se vieron truncadas, y para la segunda parte Scott prometió devolver la saga a sus orígenes. Bueno, algo así ha sido.

En cuanto a acción Alien: Convenant supera a Prometheus, pero en su búsqueda de aumentar esta acción y darle al guion menos filosofía, por la que se criticó a su antecesora, se deja por el camino unos cuantos fallos raritos e inexplicables que ya han enumerado en otros artículos.

Ridley Scott, que consiguió con Alien una película referente en el género de terror espacial, repite una y otra vez la fórmula sin alcanzar la calidad de la primera entrega.

Puede que sea porque ya hemos visto ese guion más veces, y yo que lo he criticado hace poco (Life)  porque me parecía demasiada copia, pues no se lo voy a perdonar ahora. Quizás porque los actores no imprimen el mismo carácter a sus personajes.  Daniels (Katherine Waterston) no es la Dra Shaw (Noomi Rapace) ni mucho menos Ripley (Sigourney Weaver). El Capitán (Billy Cudrup) es bastante pusilánime y no da pie con bola en sus decisiones y un Michael Fassbender por duplicado (David/Walter) no consigue salvar los platos rotos.

walter_alien

La búsqueda de respuestas que Shaw planteaba al final de Prometheus se queda sin soluciones, y sin previsión de que, si hay un cierre de trilogía, sea para explicarnos nada más.

Si hay que destacar algo es la ambientación, tanto de la naturaleza del planeta como de esa civilización perdida de la que nos quedamos con ganas de saber más.

Para fans incondicionales de Alien a quienes no les importe ver una y otra vez la misma película (aunque en este caso yo preferiría ver la original una y otra vez).

Jelly Belly: Life | Imitación a la vida, y a Alien

Jelly Belly: Life | Imitación a la vida, y a Alien

Si no existiera Alien… si no existiera Alien no sabemos si existiría Life, a la que debe mucho. En este boom de películas espaciales que está reviviendo el cine de Hollywood con mejor o peor suerte se suma la nueva película del nuevo chico rebelde de Hollywood, y gran influencer en redes sociales, Ryan Reynolds (@vancityreynolds), que junto a Jake Gylenhaal y Rebecca Ferguson se encuentran en la estación espacial a la espera de recibir muestras recogidas en Marte.

Entre esas muestras, un organismo unicelular “dormido” que jugando a ser Dios, nos empeñamos en despertar. Tan dioses nos creemos que hasta montamos un concurso con los niños de todo el mundo para darle nombre.
Pero más que dioses somos ingenuos y claro, el organismo despierta, crece y…

life

Monstruo espacial se zampa a tripulación de nave. Esto ya lo hemos visto, y mejor rodado, con más tensión, con más terror, y con mejores actuaciones en Alien, así que, si no tenéis nada mejor que hacer, Life es una película entretenida, pero que ya hemos visto (aunque intente colárnosla al final). Eso sí, en VOS, eso de una tripulación internacional y los acentos rusos o japoneses hacer dañito al oído.

Guardianes de la Galaxia Vol.2 | La cara B del casette

Guardianes de la Galaxia Vol.2 | La cara B del casette

¿Os acordáis de los casettes? Si, esos que rebobinábamos con un bic, esos que se escuchaban en los walkman, esos que presenta Chris Pratt a las nuevas generaciones en un teaser de GOTG2, ¿recordáis que casi todos los éxitos estaban en la cara A, y la cara B era un poquito más aburrida, aunque escondía algún que otro tesorito?

Pues eso nos podemos encontrar en “Guardianes de la Galaxia Vol.2”, aparte de una banda sonora que quita el hipo, quizás un poco menos reconocible que la original, pero desde luego no menos buena, encontramos historias contadas por partes como si fueran canciones, que funcionan mejor o peor juntas, pero que cumplen la función de dar continuidad y sentido a la cara A.

Y puede que presentar, en un hidden track (en este caso hasta 5 escenas postcréditos) lo que nos depara la pandilla más gamberra de la galaxia, con permiso de Deadpool, que de momento no tiene pandilla…

GOTG2_Groot

El tributo a los 80 no sólo se puede apreciar en los créditos o en la banda sonora, el contraste entre un universo oscuro y el uso del color, la estética de videoclip, es marca ochentera por naturaleza. A lo que hay que sumar a esos secundarios de lujo, mitos de los 80 como Kurt Russell o el gran Silvester Stallone.

El grupo funciona bien, y los nuevos fichajes como Mantis o Nébula complementan al reparto original. Eso sí, a mi parecer, y aunque reconozco que es monísimo, se abusa de baby Groot. Y como en la sagas Fast&Furious, nos enseña que hay una familia que se elige (más o menos).

Muy recomendable, para mi gusto, un poco por debajo del nivel de la primera, pero es que la sorpresa original fue muy grata.

Y muy pronto podremos seguir disfrutando de ellos en la nueva entrega de “Los Vengadores”. Mientras tanto, yo me quedo con Star Lord.