Los 7 Magníficos | Vuelve (por enésima vez) el western

Septiembre parece ser el mes de los remakes, tras el de Ben-Hur llega a nuestras pantallas este fin de semana el de Los 7 magníficos. El remake del remake se entiende.

Los 7 Magníficos
Los 7 Magníficos

Antoine Fuqua junta un plantel entre los que destacan Denzel Washington y Ethan Hawke, con quienes ya trabajó en “Training Day”, Chris Prat y Peter Sarsgaard para reinterpretar este western (antes película de samuráis de Kurosawa) en el que un grupo de outsiders se une para defender un pequeño pueblo de un malvado literalmente convertirlo en polvo para explotar una mina de oro cercana.

#Yoconfieso no haber visto la original, ni la original de la original, y puede que por eso este remake no me chirriase tanto como el de Ben-Hur. Habiendo visto hace un poco un western de los de antes, Los que no perdonan, aunque sea un western atípico, me hace tener fresca en la cabeza las “reglas” del género. Y todas las cumple Fuqua. El saloon, las eternas miradas, el polvo, las cabalgadas (de pequeña no me gustaban nada las películas de indios y vaqueros porque me daban mucha pena los caballos que no tenían la culpa de nada), y por supuesto los duelos al sol, aunque aquí podamos disfrutar de “otro tipo de duelos”. Y no me refiero al interpretativo que puedan marcarse Washington y Hawke, Sarsgaard y Pratt, que también.

La película también es una oda a la diversidad racial, y así entre los 7 podemos ver hasta 5. Con un guión muy estructurado (presentación del problema, reunión del grupo, preparación de la batalla, la batalla en sí y despedida) no hay mucho hueco para la sorpresa, lo que no quiere decir que la película sea aburrida o predecible, bueno, un poco predecible es… En cuanto a las escenas de acción, yo, que tengo el problema de que cuando empiezan a ser un poco largas me pierdo, me aburro y desconecto, me mantuvieron pegada a la butaca y atenta a la pantalla por lo que no puedo más que aplaudir la dirección de Fuqua.

Eso sí, por favor, vedla en VOSE, yo pude disfrutar de ella gracias a un preestreno organizado por el #GrupodeAmigos de Kinépolis, y la vi doblada (a caballo regalado no le mires el diente), pero pudiendo elegir, siempre en VOSE.

Veredicto: Recomendada.

No respires | El miedo vuelve a ser real

No respires | El miedo vuelve a ser real

Normalmente las películas de terror apelan a nuestros miedos más básicos, como la oscuridad o los espíritus y demonios. Cosas que no podemos controlar y que están fuera de la realidad.

Pero de vez en cuando una película de terror nos recuerda que el ser humano, de por sí, puede dar mucho miedo. Ya lo hizo  “La purga” hace unos años o “La matanza de Texas“, todo un clásico, y la semana pasada llegó a nuestros cines “No respires“.

Tras dirigir el remake de “Posesión infernal” en 2013, Fede Álvarez, producido y avalado por Sam Raimi nos cuenta en “No respires” una historia de terror muy humano, muy real.

Tres ladronzuelos creen haber dado con el golpe de su vida, y puede que sea así, cuando entran en la casa de un viejo ciego…

Cuando ya estás un poco cansado de niñas despeinadas moviéndose raro o posesiones, un guión como el de “No respires” puede dar el campanazo, como de hecho ha pasado en EE.UU. dónde ha desplazado del número uno de la taquilla  nada menos que a Escuadrón Suicida. Aunque yo me quedé un poco descuadrada con algunos huecos de guión, que no comentaré para no spoilear a nadie, y no conseguí crear empatía con ninguno de los personajes, he de reconocer que estuve toda la película tensa y con ese nerviosismo que te hace sentir el ver una película de terror en la oscuridad de una sala de cine.

Recomendable, puede que no tanto como el #hype que había levantado, pero a mí me gustó, y si no fuera por ese “pequeño” hueco de guión que no me permite entregarme completamente a ella, afirmaría que es la mejor película de terror del año, y una lección magistral de cómo sembrar el terror con muy poco.

Como dijo Plauto Homo Homini Lupus est.

No respires
No respires

La vuelta al cole | Esas pelís de instituto

Se acaba el verano y toca volver a clase, y para que os vayáis ambientando hemos hecho una selección de nuestras películas de instituto favoritas, como ya he confesado, me encantan las películas de instituto.

Lo primero que tienes que saber el primer día de clase es en qué grupo estarás. Ya sabes, serás de los populares o de los raritos, ¿la empollona? ¿la editora del periódico? ¿el capitán del equipo? ¿la capitana de las animadoras?

También es muy importante saber con quién iras al baile, porque a los bailes americano hay que ir con pareja o estás muerto socialmente, y ni los “nerds” quieren eso…

¿Te enamorarás de algún profesor? De algún compañero seguro… ¿Irás a los partidos? ¿darás el discurso de fin de curso? (sobre todo si ese año te gradúas…)

Reconozcámoslo, las películas de instituto americanas nos han enseñado mucho, y aunque son un subgénero en sí, están en todos los géneros. Comedias, musicales, fantásticas, películas indies, cine de terror…

Ahí van las mías, sin orden ni concierto, ni por género ni por año, ni siquiera por preferencia. Hay muchas, 34, casi una por semana lectiva…¿echáis alguna en falta?

Bienvenidos a la clase de 2016

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Harry Potter: En este internado, Howgarts, las clases son algo distintas a las habituales, ¿preparado para “Defensa contra las artes oscuras”?
  2. Mentes peligrosas: ¿Qué tal una profesora exmarine (Michelle Pfeiffer) lidiando con una clase de chicos con problemas?
  3. Cero en conducta (1933): este instituto no es americano, sino francés, pero también tiene sus problemas.
  4. Elephant: desgraciadamente, recibir un balazo en el instituto es algo muy real en EE.UU.
  5. Espera el último baile: Chica nueva (Julia Stiles) pasa de barrio rico a barrio pobre y del ballet al hip-hop.
  6. Crepúsculo: Vampiros en el instituto.
  7. Rebelión en las aulas: Sidney Poitier también tenía problemas con sus alumnos en los 60.
  8. La sonrisa de mona lisa: Julia Roberts intentando abrir la mente de un grupito de pijas de los 50.
  9. Colegio privado (School ties): Matt Damon, Brendan Fraser, Chris O’Donell, Ben Affleck, menudos compañeros de instituto, eso sí, sólo para chicos, para chicos cristianos, pero tenemos un judío escondido entre ellos.
  10. Escuela de jóvenes asesinos: Christian Slater, Winona Ryder y Shannen Doherty. Si no eres capaz de encajar, a lo mejor tienes que hacer hueco…
  11. El club de los poetas muertos: “¡Oh Capitán, mi Capitán! Nada más que añadir.
  12. Chicas malas: Cuando Lindsay Lohan todavía hacía pelis de niña buena. Rodeada de chicas malas como Rachel McAdams y Amanda Seyfried.
  13. Bratz: Si, la peli de las muñecas cabezonas, la vi un domingo mañanero de resaca y me gustó, entra dentro de mis #yoconfieso.
  14. 10 razones para odiarte: Julia Stiles y Heath Ledger muriéndose por sus huesitos, los del otro, se entiende.
  15. American Pie: O cómo todo gira siempre en torno a lo mismo… el baile de fin de curso, ¡malpensados!
  16. Alguien como tú: Cuando Freddy Prince Jr. estaba de moda, y convertía a la pardilla del insti en la más molona (algún día habrá que hacer lista de “pigmaliones”)
  17. Rumores y mentiras (Easy A): Emma Stone está tremenda en este desafío a los rumores de instituto.
  18. Grease: Qué duro es volver después de las vacaciones y dejar a tu amor de verano en la playa, ¿verdad? Todos sabemos que pasa después.
  19. La ola: ¿Y qué pasa cuando un ejercicio de clase acaba con el resurgimiento del nazismo? ¿Somos tan inteligentes como para no volver a cometer el mismo error? Supongo que para eso se estudia historia…
  20. El club de los 5: Castigados un sábado en el insti, cinco chicos, uno de cada una de las “bandas” derribando barreras.
  21. High School Musical: esta no la he visto, pero creo que no podía faltar.
  22. Crueles intenciones: remake de “Las amistades peligrosas”, y es que el instituto es más duro todavía que la Francia del s.XVIII.
  23. Fuera de onda (Clueless): Adaptación de Emma, de Jane Austin a las aulas americanas. Alicia Silverstone era lo más.
  24. Carrie: Siempre se espera con ansiedad la noche del baile, lo que no se espera es que acabe así…
  25. A por todas: Kristen Dunst es la capitana de las animadoras, y lo dará todo por ganar el campeonato estatal. ¡Oh Mickey!
  26. Todo en un día: Como gestionaba Mathew Broderick eso de hacer pellas.
  27. 16 velas: En los 80 fue la reina de las pelis de instituto, además de pertenecer a El club de los 5, y de ser La chica de rosa, Molly Ringwald sopló 16 velas.
  28. No puedes comprar mi amor: Antes de estudiar medicina y trabajar en Seattle, Patrick Dempsey se propuso conquistar a la reina del insti.
  29. HairSpray: En los 60, en Baltimore, la integración, más que por el instituto, pasaba por la música.
  30. Footlose: Y qué me dices si llegas a tu Nuevo insti y tienen prohibido bailar. Yo a esas edades me hubiera cortado las venitas. Por supuesto la peli acaba con un baile (aunque en un granero en lugar de en el gimnasio, es lo que tiene los pueblos).
  31. Nunca me han besado: ¿Y eso de volver al instituto? También lo han probado varias pelis, pero Jossie asquerosi (Drew Barrymore) se llevó la gorda, y al profesor.
  32. The Faculty: A veces nuestros compañeros y profesores parecen de otro planeta, otras veces lo son… Que se lo digan a Elijah Wood.
  33. Election: Otro de los momentazos de instituto es las elecciones a delegado. En mi cole cuando era pequeña, aquí en España, huíamos como de la peste de eso, y la profesora tenía que nombrarlo a dedo, en EEUU es harina de otro costal… ¿me pregunto por qué a sus políticos se les da tan bien esto de la política (incluso a los malos políticos) y a los nuestros tan mal… Reese de nuevo será la mejor para el cargo.
  34. Regreso al futuro: Y eso de ir al insti con tus padres… y no porque se apunten al cole de mayores sino porque tú has viajado en el tiempo, en ese caso, mejor que no te metas en el camino del amor, Michael J. Fox da fe de ello.

Jelly Belly | Dos buenos tipos: del desastre puede salir algo muy bueno

Jelly Belly | Dos buenos tipos: del desastre puede salir algo muy bueno

No es la primera película de colegueo (#buddymovie) entre polis, investigadores centrada en un caso, ahí tenéis “Arma Letal” o “Límite 48 horas”. Tampoco es la primera que cambia de época y se instala en los 70, la fallida revisión de “Starsky y Hutch” por ejemplo, incluso no es la primera que tiene a una niña sabionda y encantadora como en “Los impostores”, y sin embargo, “Dos buenos tipos” consigue unir perfectamente todos los puntos.

El matón Jackson Healy (Russell Crowe) y el investigador privado Holland March (Ryan Gosling) cruzan caminos en el caso del suicidio de una actriz porno y la desaparición de una joven.
Como siempre pasa en estos casos, las implicaciones son más profundas de lo que parecen a primera vista, y van a requerir toda la buena fe de estos dos personajes tan desastrosos.

Dos desastres de tipos
Dos desastres de tipos

La mezcla de acción, humor, ironía, e investigación, junto con la ambientación y las interpretaciones de los protagonistas hacen una mezcla perfecta.

Curiosamente es una película que me daba bastante pereza así que gracias a Davis McArdle por la recomendación.

Café society | Allen, Hollywood, Nueva York y el amor.

Café society | Allen, Hollywood, Nueva York y el amor.

Woody Allen llega puntual a su cita anual con sus fans y acaba de estrenar Cafe Society, trasladándonos de costa a costa del Hollywood al Nueva York de los años 30.

Tras Emma Stone, Allen encuentra a su nueva musa en Kristen Stewart (o será Blake Lively), y a su nuevo alter ego en Jesse Eisenberg.

Bobby (Eisenberg), es un judío neoyorkino que sueña con una vida más glamourosa en Los Ángeles, bajo la protección de su tío, un exitoso agente de estrellas (Carrell). Allí conoce a Vonnie (Stewart) y se enamora perdídamente de ella.

En Café Society, Allen nos lleva al Hollywood dorado, con los nombres de Hedy Lamar, Errol Flynn, Barbara Stanwick, Judy Garland, Gloria Swanson o James Stewart resonando en cada frase y las mansiones de los famosos y Hollywood Boulevard brillando en cada plano. De allí nos traslada a la nightlife de Nueva York, a la gloria de un club nocturno, a los gansters y los pequeños locales de jazz a la belleza de la gran manzana. Personalmente, con esas premisas no podía más que enamorarme de Café Society, aunque reconozco que no salí de la sala tan “encantada” como con la magia de Midnight in Paris.

Asistimos al amor y al desamor, a la vida y como en muchas ocasiones son los secundarios quienes llevan a los protagonistas de la historia, la familia de Bobby, el matrimonio Taylor (con Parker Posey a la cabeza, cómo me gusta esa mujer), el segundo amor… enmarcan la historia que Allen nos cuenta.

Yo quería reconciliarme en esta película con Kristen Stewart, ahora que está tan de moda, a la que no soporto desde Crepúsculo y con Jesse Eisenberg, al que no soporto desde Batman vs Superman, pero creo que el guión no me lo ha puesto fácil, y ella por mucho que Allen intente hacernos creer que es la chispa de la vida me sigue pareciendo una pavisosa con cara de empaná, para chispa de la vida Blake Lively, y él, un pringado venido a más que no deja de ser pringado en el fondo.

cafesociety_jesseeisenberg

Ya sabéis, con Woody Allen, mejor disfrutarla en VOSE, aunque es posible que los subtítulos os descuadren en algunas ocasiones.