Semana Santa de pasión (cinéfila) y penitencia

He aprovechado esta Semana Santa para ponerme al día con unas cuantas películas que se me habían quedado en el tintero.

 

El jueves santo, decidí arrepentirme de mis pecados y pedir la redención, las películas elegidas fueron “Confesiones de una compradora compulsiva”, por eso del pecado de la avaricia, y “Slumdog Millionaire” por lo de la resurrección.

 

 

Elegí “Confesiones…” porque era la que me permitía rellenar tiempo hasta la hora de comienzo de “Slumdog” que era la que quería ver. Comedieta romántica en la línea de “Sexo en Nueva York”, solo que sin sexo, a la protagonista la orgasma bastante más un bolso de Gucci, hasta que conoce al verdadero amor. Previsible pero entretenida. Isla Ficher es la compradora compulsiva empeñada en entrar de redactora “la” revista de moda, Hugh Dancy es su nuevo jefe, director de una revista de economía, y el que la descubre que hay cosas mejores que las rebajas. A destacar los secundarios, la siempre estupenda Joan Cusack y John Goodman ejerciendo de ahorradores padres y Kristen Scott Thomas, un pelín exagerada en su papel de “gurú” de la moda.

 

Sobre “Slumdog millionaire” decir que me decepcionó, supongo que las expectativas eran demasiado altas entre la cantidad de oscars que recibió y lo emocionada que salía toda la gente que la había visto del cine, y sin embargo a mí se me quedó un poco coja. Puede que sea verdad, y que la vida de perro de las chabolas que había llevado se mereciera un final como ese, que estaba escrito, y lo cierto es que ahora, al recordarla para escribir esto no puedo pensar en nada que reprocharle, pero en el momento que salí del cine no pensé que fuera una película de oscar. Puede que pesase más en mí los momentos amargos que el final redentor. Daniel Boyle firma una obra quizá no maestra.

 

El viernes santo me tocó penitencia, esto es, una tiene un sobrino de nueve años que, como al mayoría de niños de esa edad es fan numero uno de Bola de Dragón (y otros no tan niños), así pues como penitencia el viernes fui al cine a ver “Dragonball: Evolution”, poco puedo decir sobre ella, acción, un guión basado en los cómics, algún personaje sacado de la manga, el poder de creer en uno mismo… y escena final tras los créditos.

Sinceramente, esperaba dormirme y no fue tan malo.

 

El sábado tocaba el perdón, el perdón a través del amor, ¿se es capaz de perdonarle todo a la persona que amas, ya no que te abandone, sino que sea responsable de la muerte de 300 personas? Eso es lo que se plantea el último film de Sthephen Daldry, valedor del oscar a la mejor actriz para Kate Winslet por su papel de exguardiana de campo de concentración. Es intensa, es íntima, es dura, es bella, es la mejor película que he visto este fin de semana. Es la capacidad de perdonar, de entender, o de no hacerlo, la incapacidad de pasar página hasta lograr aceptar la necesidad de ese perdón, el perdón que Hannah necesita por sus actos, el perdon que Michael necesita ofrecerle a Hannah. Geniales ambos, Kate y Ralph Fiennes, y por supuesto el joven David Kross. Digna de ver.

 

A la penitencia siguió el lunes de resurrección, y allí volví a mi lugar de peregrinaje, el cine, a ver “La duquesa”, Keira Knightley en corsé, con sus mohínes característicos y una delgadez extrema que se aprecia en algunas secuencias. Creo que no es nada acertada la forma de publicitarla asociándola a Lady Di y al escándalo que en teoría produjo en la sociedad inglesa del siglo XVIII, porque no fue así, su espíritu liberal y transgresor fue ahogado por las costumbres de la época inculcadas desde la infancia, por la “libertad moderada” que se proclamaba, por el poder absoluto que el hombre tenía derecho a ejercer sobre su mujer. Y Keira representa el espíritu de ese estoicismo, porque otra cosa no se puede hacer. Y al Duque, personaje interpretado por Ralph Fiennes, no se le puede reprochar otra cosa que ser consecuente con su época y posición y no responder al ideal romántico victoriano que la joven duquesa había soñado. Y sí, ser un cabrón, como todos por entonces…menos los soñadores.

 

Y después de este repaso aún me queda tanto por ver…

 

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s