Yi-pi-kai-yei, baby

John Connor le dice al T2 cómo ser más cool, y así pasar mejor como humano. Nada de decir “Afirmativo” o chorradas por el estilo, unas cuantas frases hechas que puedes combinar. Y qué mejor combinación que esta: Yi-pi-kai-yei, baby

T2 + La Jungla
T2 + La Jungla

 

El pasado domingo 16 de noviembre pude disfrutar, como una enana he de decir, de la sesión doble que los amigos de Phenomena Experience habían preparado en los Cines Callao de Madrid.

En esta ocasión tocaba rendir pleitesía a los clásicos de acción de finales de los 80, principios de los 90 y las películas elegidas no podían haber sido otras: Terminator 2: El juicio final y La jungla de cristal.

La sesión doble comenzó con Terminator 2, mi preferida. T2 se estrenó en España en el verano del 91. Yo tenía 12 años y medio. Y fue la película de mi adolescencia. Las niñas de hoy están enamoradas de vampiros que brillan al sol; mis amigas y yo lo estábamos de un niño escuálido perseguido por una máquina de matar. Edward Furlong era nuestro Robert Pattinson, y a falta de Internet, DVD’s e incluso VHS, grabábamos en casette los diálogos para repetirlos hasta la saciedad.

Terminator 2
Terminator 2

No se puede decir que Terminator 2 sea una película para adolescentes, ni mucho menos para niñas, no hay historia de amor, es una película de acción, con algunas escenas pelín desagradables (que manía tenía el T1000 de meter objetos punzantes en ojos) algo de humor y unos efectos especiales increíbles que la convirtieron en la película más cara de su época (creo que cada nueva película de James Cameron cumple ese requisito).
James Cameron en la dirección, con Arnold Schwarzeneger y Linda Hamilton repitiendo y ese Edward Furlong que nos enamoró a todas (cualquiera lo ve ahora…)
Escenas y frases míticas, desde el “Volveré” o “No problema” pasando por “Dinero fácil” o “A quién llamas enano coñón cachas de mierda?” hasta el mítico “Hasta la vista, baby” (que para mí fue “Sayonara, baby” mucho tiempo, cosas del doblaje) que viví intensamente en pantalla grande, en VOS (vale, los subtítulos eran en mejicano) y en 35mm.

La segunda película era “La jungla de cristal”, y aunque ver “Terminator 2” fue una vuelta a la adolescencia impagable, he de confesar que disfruté más de John McLane y compañía. Seguramente porque aunque ya había visto en alguna ocasión “La Jungla de Cristal” no era una película fetiche para mí, y tenía olvidadas muchas partes y escenas, así que la máquina del tiempo se puso en marcha para devolverme a 1.988, cuando Bruce Willis tenía pelo.

La Jungla de Cristal
La Jungla de Cristal

En este homenaje a “El coloso en llamas” de McTiernan, prima la acción por encima de todas las cosas, la acción y ese punto cínico de McLane que imprime al guión unas dosis de humor impagables, y nos trae más frases para el recuerdo “Yi-pi-kayei, madafucker”.
Comentaron en la presentación de la sesión que ya no se hacen escenas de acción como las de antes, y es cierto. Ya no es que tanto efecto digital haya borrado un poco la magia del cine. No es la factura, es el planteamiento de la escena en sí. Como ahora se puede hacer cualquier cosa, se hace, sin medida casi.

El visionado de “La jungla” en 35mm y VOS descubriendo de nuevo a McLane fue una gran experiencia. Un regalo de navidad. Una película navideña que deberían reponer cada año, ¿o ya lo hacen?

3 comentarios en “Yi-pi-kai-yei, baby

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s