Sin City: una dama por la que matar

Sin City: una dama por la que matar
Sin City: una dama por la que matar

Dios Google que todo lo puede me ayudo a hacerme con una copia de la segunda entrega de Sin City. Cuando en 2005 se estrenó Sin City su estética  marcó la diferencia a la hora de adaptar cómics a la gran pantalla. El mismo Frank Miller con la ayuda de Robert Rodriguez y Quentin Tarantino se encargaba de la adaptación y en el reparto se encontraban nombres como Mickey Rourke, Bruce Willis, Jessica Alba, Rosario Dawson, Brittany Murphy, Alexis Bledel, Josh Harnett y Benicio del Toro entre otros muchos poblaban el universo de esta ciudad del pecado.

Nueve años después, quizás demasiado tiempo de espera, Frank Miller nos invitaba a pasear de nuevo por sus peligrosas calles donde nos reencontramos con la stripper Nancy, la jefa de las prostitutas Gail, y tipos duros como Marv o Dwight (además de a Lady Gaga).

La estética se repite, y en un blanco y negro pincelado de colores chillones que destacan el pelo, el maquillaje o la ropa (cuando la llevan, Eva Green se pasa media película desnuda) de las protagonistas vamos viendo pasar las escenas de violencia y las reflexiones de los personajes con voz en off que dejan atisbar los entresijos de su alma. Lujuria y muerte en la ciudad del pecado.

Tres historias se cruzan en el bar de Kadie’s, donde Jessica Alba ejerce de stripper. Ella es la protagonista de una de esas historias, su autodestrucción tras la muerte de John Hartigan en la primera entrega acaba con en una espiral de violencia y venganza.
Joseph Gordon-Levitt protagoniza otra de las historias, vista en otras películas, de jugador de póker que peca de soberbia y se mete dónde no debe y gana a quien no debe. Una cosa es ganar al póker y otra ganar en la vida.
La tercera historia es la de Eva Green  y Josh Brolin, a quien apenas cambian el nombre, ella es Ava, la femme fatale por antonomasia, su historia de engaño y dominación tampoco nos pilla de nuevas.

Personalmente, la película me gustó y no entiendo que no se estrenase. Quizás la estética ya no era tan sorprendente como en la primera, quizás había pasado demasiado tiempo, quizás las historias ya no nos sorprendían, pero desde luego no se merecía pasar directamente al mercado doméstico. Desde aquí reivindico “Sin City: una dama por la que matar”.

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s