A mi madre le encantan las películas de Bridget Jones, para ella Renée Zellgewer es “la del pompón en el culo” (por la famosa escena de la fiesta de “disfraces”), y se ríe a carcajadas con las peleas entre Colin Firth y Hugh Grant. Así que, cuando me enteré que Bridget Jones volvería a nuestras pantallas, reservé cita para verla con ella en el cine.

Tras una prolongada ausencia y una polémica aparición en público con otro rostro que no era el suyo, Renée Zellgewer vuelve a ponerse en la piel de la inglesa con incontinencia verbal y propensión a hacer el ridículo más famosa de la historia.

bridgetjonesbaby

Nos habíamos quedado en el “felices para siempre” de Bridget Jones Vuelve, y en nuestro imaginario, Bridget y Mark eran una pareja feliz, y de repente nos encontramos con una Bridget soltera, en sus cuarenta y pocos, que tras dos fines de semana un poco alocados, de esos en los que el alcohol toma decisiones por ti, descubre que está embarazada. Las opciones, un americano encantador (Patrick Dempsey) “rollo de una noche” en un festival de música, o un “fantasma del pasado”, con sus eternas y dolorosas idas y venidas.

Sé que no ha sido el éxito de taquilla que se esperaba y de hecho he leído artículos sobre el “fin de las películas para mujeres”, pero voy a hacer aquí una defensa de Bridget Jones’s Baby. A mí me gustó, mucho, me reí mucho, Bridget sigue siendo Bridget, y las que alguna vez hemos sido torpes (y seguimos siéndolo) podemos identificarnos con ella, aunque he de reconocer que el cambio en las facciones de la actriz me hacía difícil meterme en la película en algunas ocasiones, más pendiente de quién era esa que se parecía a Renée, pero no era. Colin Firth vuelve a estar tremendo con su flema inglesa, y Patrick Dempsey es tan encantador como lo era el doctor macizo, de quien no termina de librarse.
Como en todas las películas de la saga, una ovación para los secundarios, las amigas de toda la vida, la nueva amiga del trabajo, sus padres, pero sobre todo para la ginecóloga Emma Thompson que está tremenda.

bridgetjonesbabimark

Eché de menos una peleíta de esas que tanto gustan a mi madre (y a mí), entre Colin Firth y Patrick Dempsey, pero es verdad que Dempsey no es Grant y no hubiera resultado igual. La ví doblada, por eso de ir con mi madre, y no es de las películas en las que más chirría el doblaje.

En definitiva, recomendable, aunque la más floja de las tres, para los fans de Bridget, de la comedia romántica inglesa y sus clichés, y de la risa asegurada.

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s