Colossal | Los monstruos que creamos

Colossal | Los monstruos que creamos

La semana pasada llegó a nuestros cines Colossal, el cuarto largo de Nacho Vigalondo, con la oscarizada Anne Hathaway como protagonista.

Gloria (Hathaway) es una chica que lleva una vida un poco desordenada de fiestas y alcohol desde que perdió su trabajo. Su novio, harto de ese comportamiento corta con ella, y su única salida es volver a su pueblo a intentar “reorganizar” su vida. Allí se reencuentra con un amigo de la infancia que le ofrece trabajo y le introduce en su círculo de amigos. Paralelamente, el mundo se ve sacudido por las noticias de un monstruo que ataca la ciudad de Seúl, y que, al parecer, tiene una extraña relación con la protagonista.

colossal

En Colossal, Vigalondo ha conseguido, a través de la ciencia ficción, plantearnos toda una historia de retrospectiva y crecimiento personal, a través de la visualización exterior de las consecuencias de nuestros actos.

Es además Colossal una película feminista, que eso ahora está de moda, y que subjetivamente nos muestra cómo hacer frente al abuso y al maltrato, y cómo nosotros mismo creamos monstruos internos llenos de rabia, impotencia, e incluso culpa, monstruos que nos destrozan la vida y que una vez desatados son difíciles de controlar.

Me resulta curioso realizar esta comparación con la aclamada WonderWoman, dos mujeres fuertes, con un gran poder, pero mientras una es perfecta, intachable, con unos ideales claros y justos, la otra está perdida, y tendrá que encontrarse y aprender a quererse antes de “desatar su poder”.

Se ha estrenado en pocas pantallas, 31 en toda España, y esto ha hecho que poder verla en versión original se haya complicado, y aunque en las primeras escenas me costó meterme en la película justamente por el doblaje, finalmente disfruté como una enana, aunque recomiendo verla en vose.

Wonder Woman | Rescatando a DC

Wonder Woman | Rescatando a DC

Poco se puede decir a estas alturas del juego que no se haya dicho ya sobre “Wonder Woman” que llegó a nuestras pantallas el pasado 23 de junio.

Con una impresionante campaña de marketing detrás, y avalada por el éxito entre crítica y público, con unos datos de taquilla a nivel mundial de batir récords, el hype estaba por las nubes, y las esperanzas de ver una película que no decepcionase eran muy altas.

WOnderWoman_dancing

Partiendo de la base de que a mí las anteriores películas de Warner sobre el universo DC (DCEU) no me parecieron un bodrio, y ya hemos comentado antes las diferencias entre Marvel y DC, he de confesar que esta, las supera a todas (me refiero al nuevo universo, no incluyo ni la trilogía de Nolan, ni las primeras de Burton).

Pero hablemos de la película de Patty Jenkins. Patty Jenkins que hacía 14 años que no dirigía un largo, desde que le diera el Oscar a Mejor Actriz a Charlize Theron por “Monster“, Patty Jenkins, quien dejó “Thor: El mundo Oscuro” por diferencias creativas, la misma que no veía a Gal Gadot en el papel, ha conseguido romper el techo de cristal y ser la primera mujer que consigue una recaudación de más de un millón de dólares en EE.UU. en el primer fin de semana.

Y hablemos de Gal Gadot, quién ya soñaba con ser Wonder Woman mucho antes de que le dieran el papel, y así nos lo contaba en su instagram.

Gal Gadot ig
#dreamscometrue

Gal Gadot, de quienes muchos criticaron su elección como Wonder Woman por sus orígenes, por su cuerpo, por sus axilas, por sus ideas… da igual, haters hay en todos lados. Gal Gadot, que fue lo mejor de “BatmanvsSuperman” y se comió con patatas a Ben Affleck y a Henry Cavill, y que aquí borda el personaje, siendo para mí lo mejor de la película.

Pero sobre todo hablemos de Wonder Woman, de cómo ha conseguido ser la película de superhéroes con protagonista femenina que todos estábamos esperando.

La película empieza enlazando con el DCEU cuando el Sr. Wayne le manda a Diana Prince una foto y le pide que un día le cuente su historia. Esto nos sirve como base para ser nosotros los que la vivamos. Diana es una amazona, hija de Hypolita (Connie Nielsen) reina de las amazonas y sobrina de Antílope (Robin Wrigth) quien se encargará de su adiestramiento. Cuando un avión se estrella en las costas de Themiscyra, y el joven Steve Trevor (Chris Pine) pide ayuda a las amazonas para acabar con la Gran Guerra (la de 1914), Diana no lo duda y se adentra en la tierra para ayudar a la humanidad. Tendrá que luchar contra Luddendorff (Danny Huston) y su secuaz, la Dra. Maru (Elena Anaya) que se ha propuesto terminar la guerra por la vía rápida creando un arma de destrucción masiva.

La película consigue llevarnos de un mundo a otro, de la luz a la oscuridad sin que el salto se haga raro. La actitud inocente de Diana ante el mundo de los hombres es produce los momentos más cómicos, y a la vez tiernos de la película. Vemos cómo evoluciona el personaje, cómo va descubriendo que no todo es blanco y negro en la entre los hombres.

Las escenas de acción rodadas con una cuidad cámara lenta resultan impresionantes, y afortunadamente no se alargan demasiado en el tiempo como para llegar a confundir o aburrir. Las escenas de entrenamiento de las amazonas, su vestuario, todo su mundo, nos hacen desear una película para ellas solas, una precuela que nos cuente la historia de Hypolita y sus compañeras.

amazonas

El guión no pierde ritmo y quizás dónde se ralentice en demasía es en la presentación del romance entre Diana y Steve, necesario por otra parte para hacer evolucionar el personaje.

Resumiendo, una película redonda que ha venido a rescatar el maltrecho universo DC de las malas críticas recibidas (repito, a mí me gustaron) en sus últimos estrenos. Tendremos que esperar a noviembre y el estreno de “La Liga de la Justicia” para ver si no ha caído en saco roto.

Ah! Y merece la pena verla en VOSE, sobre todo por la escena con Sameer.

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar | Muertos contando cuentos

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar | Muertos contando cuentos

En esas cosas locas de las traducciones de títulos el “Dead men tell no tales” del original pasó a “La venganza de Salazar” en su traducción al español, quizás porque a Salazar lo interpreta Bardem y así querían darle más protagonismo en sus tierras patrias, no sé pero yo hubiera preferido el “Los muertos no cuentan cuentos”.

Dicho esto pasemos a comentar la quinta entrega de “Piratas del Caribe”.

En una supuesta vuelta a los orígenes ya nos dejaban ver en los trailers el regreso del equipo original, con Sparrow (Johnny Depp), Barbossa (Geoffrey Rush), William Turner (Orlando Bloom) y Elisabeth Shawn  (Keira Knightley), aunque lo de estos últimos es más bien un cameo, un guiño al fiel espectador. Eso, y lo de volver a los orígenes.

piratas5

El Capitán Sparrow sigue tan desatado como siempre pero cede protagonismo a una joven pareja formada por el hijo de Turner y Shawn,  Henry (Brenton Thwaites) y una joven acusada de bruja por su devoción por la astronomía, Carina (Kaya Scodelario).

Bruckheimer sigue detrás del proyecto y eso se nota, ese mantra que comparte con Michael Bay de “más grande, más explosiones, mejor” le delata y le traiciona, quedando una película oscura, con demasiadas luchas entre barcos que en ocasiones no termina de funcionar bien.
La fórmula que presentaron en “La maldición de la perla negra”, aunque “copiada” aquí se desfigura al elevarla a la enésima potencia.

Graciosa y entretenida, pero lejos de las dos primeras entregas de la saga, aunque mejor que sus dos predecesoras (“En mareas misteriosas” y “En el fin del mundo”) funciona bien, pero no llega a la prometida vuelta a los orígenes.

Aun así parece que tendremos piratas para rato, ya que la sexta entrega ya está en producción. A ver si hay suerte y consiguen revivirla como con Fast & Furious, con una vuelta, pero de verdad, al reparto original y a la esencia de la saga.

El caso Sloane | La vida es una jungla

El caso Sloane | La vida es una jungla

Hay industrias que son despiadadas, pero si hay una que tiene mala reputación por encima de todas las cosas es el “lobbismo”. Podríamos resumir de forma demasiado sencilla y simplista que los lobbys son grupos de presión que se dedican a ejercer la misma sobre políticos para conseguir que se aprueben, o todo lo contrario, ciertas leyes que afecten a las industrias que representan,

Si hay alguien poderoso en el mundo ahora mismo (y desde hace bastante tiempo) es el “lobby” armamentístico americano.

A nosotros, desde Europa, nos parece de locos que con todos los casos de tiroteos en escuelas, colegios y universidades, con todos los muertos por arma de fuego que hay anualmente en el país de la libertad, no esté más regulado el uso de armas, pero claro, es el país de la libertad, de la libertad de llevar armas.

misssloane

Pero dejemos los antecedentes y vayamos a lo que importe “El caso Sloane”.

Elizabeth Sloane (Jessica Chastain) es una de las lobistas más existosas de Washington. Su única preocupación es ganar, y lo hace, a cualquier precio. Pero cuando decide ir en contra del lobby más importante de EE.UU. (el de la industria armamentística) tendrá que ir con cuidado y repasar sus estrategias si quiere ganar a los más poderosos de Estados Unidos.

John Madden (La deuda, Shakespeare enamorado) construye la película sobre la magistral interpretación de Jessica Chastain y el guión de Jonathan Perera, manteniendo el ritmo y la intensidad hasta el final. Los secundarios de lujo, Mark Strong, John Ligthgow, Alison Pill,  Gugu Mbatha-Raw acompañan a la protagonista por este particular camino de redención y son imprescindibles y completamente creíbles en sus interpretaciones.

El caso Sloane” es una de esas películas necesarias, que te dejan un buen sabor de boca al salir de la sala, pero con la cabeza a mil por hora planteándote en qué clase de mundo vivimos.

Imprescindible, y mejor en VOSE. Por cierto, si, Jessica Chastain, se aprende sus guiones…

Alien: Convenant | Alien, una y otra vez

Alien: Convenant | Alien, una y otra vez

Si las segundas partes nunca fueron buenas, las segundas partes de las precuelas…

Pues tampoco, para que nos vamos a engañar. Cuando se estrenó Prometheus muchas esperanzas se vieron truncadas, y para la segunda parte Scott prometió devolver la saga a sus orígenes. Bueno, algo así ha sido.

En cuanto a acción Alien: Convenant supera a Prometheus, pero en su búsqueda de aumentar esta acción y darle al guion menos filosofía, por la que se criticó a su antecesora, se deja por el camino unos cuantos fallos raritos e inexplicables que ya han enumerado en otros artículos.

Ridley Scott, que consiguió con Alien una película referente en el género de terror espacial, repite una y otra vez la fórmula sin alcanzar la calidad de la primera entrega.

Puede que sea porque ya hemos visto ese guion más veces, y yo que lo he criticado hace poco (Life)  porque me parecía demasiada copia, pues no se lo voy a perdonar ahora. Quizás porque los actores no imprimen el mismo carácter a sus personajes.  Daniels (Katherine Waterston) no es la Dra Shaw (Noomi Rapace) ni mucho menos Ripley (Sigourney Weaver). El Capitán (Billy Cudrup) es bastante pusilánime y no da pie con bola en sus decisiones y un Michael Fassbender por duplicado (David/Walter) no consigue salvar los platos rotos.

walter_alien

La búsqueda de respuestas que Shaw planteaba al final de Prometheus se queda sin soluciones, y sin previsión de que, si hay un cierre de trilogía, sea para explicarnos nada más.

Si hay que destacar algo es la ambientación, tanto de la naturaleza del planeta como de esa civilización perdida de la que nos quedamos con ganas de saber más.

Para fans incondicionales de Alien a quienes no les importe ver una y otra vez la misma película (aunque en este caso yo preferiría ver la original una y otra vez).