Jelly Belly: Sing Street | ¡Qué vuelvan los `80!

Jelly Belly: Sing Street | ¡Qué vuelvan los `80!

Los 80 están de moda, la nostalgia, el “yo fui a EGB”, ir a ver “Los Goonies” al cine…

Y la música de los 80, también.

John Carney, que hace unos años nos trajo la deliciosa “Begin Again” vuelve a hacernos enamorar de la música, vuelve al Dublín de sus orígenes, de “Once” (pendiente de ver, está entre mis #yoconfieso) y nos trae la historia de Conor, un chico que para impresionar a una chica, Raphina, forma una banda de música junto con otros inadaptados del colegio.

Lo que comienza siendo un juego de conquista se convierte en la forma que el joven Conor tiene de conectar con su hermano mayor, de expresar lo que siente sobre la vida, el amor, el nuevo colegio (y su intransigente director), el divorcio de sus padres, y su esperanza de un futuro nuevo, y una forma nueva de ver la vida de mano de esa misteriosa chica a la que quiere conquistar.

singstreet_animado

La música, es un personaje más, como en las anteriores películas de Carney, y nos hace un auténtico repaso por los éxitos de los 80, Duran Duran, The Cure, The Clash, Spandau Ballet, pero sobre todo la banda sonora original, recomendadísima, con la ayuda indispensable de Adam Levine.

Para quien conozca la obra de Carney ya sabrá que es una joya, para el resto, recomendada 100%, eso sí, mejor en VOSE.

Jelly Belly: Life | Imitación a la vida, y a Alien

Jelly Belly: Life | Imitación a la vida, y a Alien

Si no existiera Alien… si no existiera Alien no sabemos si existiría Life, a la que debe mucho. En este boom de películas espaciales que está reviviendo el cine de Hollywood con mejor o peor suerte se suma la nueva película del nuevo chico rebelde de Hollywood, y gran influencer en redes sociales, Ryan Reynolds (@vancityreynolds), que junto a Jake Gylenhaal y Rebecca Ferguson se encuentran en la estación espacial a la espera de recibir muestras recogidas en Marte.

Entre esas muestras, un organismo unicelular “dormido” que jugando a ser Dios, nos empeñamos en despertar. Tan dioses nos creemos que hasta montamos un concurso con los niños de todo el mundo para darle nombre.
Pero más que dioses somos ingenuos y claro, el organismo despierta, crece y…

life

Monstruo espacial se zampa a tripulación de nave. Esto ya lo hemos visto, y mejor rodado, con más tensión, con más terror, y con mejores actuaciones en Alien, así que, si no tenéis nada mejor que hacer, Life es una película entretenida, pero que ya hemos visto (aunque intente colárnosla al final). Eso sí, en VOS, eso de una tripulación internacional y los acentos rusos o japoneses hacer dañito al oído.

Jelly Belly: Jackie | Historia de un funeral

Jelly Belly: Jackie | Historia de un funeral

Y como tal funeral, intenso, lento, por momentos, tedioso, y otros llenos de emoción, todos protagonizados por ella, por Natalie Portman, auténtica alma de esta película.

Ella es Jackie, pero no la que conocemos, no el icono de estilo, no la primera dama, no la mujer engañada. Ella es Jaqueline Kennedy, la viuda, la mujer que ve cómo su mundo se desmoronó en lo que tarda en sonar una bala, y entrar en la cabeza de su marido, la madre, la ex primera dama, la mujer que tiene que reconstruir su vida.

La que vivió en Camelot, quien no quería la fama, sólo se convirtió en una Kennedy.

jackie

Larraín nos muestra el retrato de los días posteriores al asesinato de Presidente J.F. Kennedy a través de la entrevista (el entrevistador es Billy Cudrup) que Jaqueline Kennedy dio ya desde la casa de los Kennedy en Rhode Island, y a través de flashbacks volvemos al día del asesinato, a los días posteriores en los que se preparó el funeral de estado e incluso a 1961, al Tour por la Casa Blanca que la primera dama ofreció a la televisión el día de San Valentín. Gracias a estos podemos ver la evolución de la mujer, su crecimiento, su sufrimiento.
Peter Sarsgaard y Greta Gerwig son Bobby Kennedy y Nancy, las personas más cercanas a Jackie en estos momentos de dolor, y John Hurt el párroco que le ayuda a ver a través de la oscuridad de ese momento de su vida.

La película es lenta, con puntuales momentos de emoción, Natalie Portman enorme, haciéndonos olvidar a la Jaqueline Kennedy que hemos conocido y mostrándonos la mujer que fue, o pudo ser. No recomendable para todo el mundo, puede resultar tediosamente abrumadora.

Si la vais a ver, mejor disfrutar de ella en VOSE.

Loving | Love always win

Loving | Love always win

Es curioso que su apellido fuera Loving, no pasa de ser una anécdota, pero da sentido a toda una vida, a toda una lucha.

Loving” cuenta la historia del matrimonio Loving, Richard (Joel Edgerton) y Mildred (Ruth Negga, nominada al Oscar) y su lucha por ampliar los derechos de los matrimonios interraciales entre estados en los años 50.

Imagínate que te detienen, y te encarcelan por casarte, pues eso les pasa a ellos. En Washington el matrimonio interracial es legal, en Virginia, no. Richard quiere a Mildred, es la madre de sus hijos, y no puede entender, porque no es entendible, qué daño hacen por estar juntos.

La lucha que comienza Mildred, verdadero motor de esa revolución les llevará a enfrentarse al estado de Virginia, incluso a pesar de que puedan acabar con sus huesos en la cárcel. Richard es callado, tímido ante tanta atención, con una respuesta para todo este despropósito “Dígale al juez que amo a mi mujer”, ante eso, poco más se puede decir para defender su causa.

Basada en una historia real Jeff Nichols (Mud, Take Shelter) que cambió la historia, y las leyes, de EE.UU. Con un estilo narrativo que ya dejó claro en anteriores trabajos, donde los silencios son poderosos y cuentan más de los que callan. Las miradas, las que se dedican entre ellos, y las que capta la cámara del fotoperiodista que comparte con ellos unos días para un reportaje de la revista TIME (Michael Shannon), nos dan de bruces contra la incomprensión, ¿cómo puede estar eso mal? ¿Cómo el amor puede ser ilegal?

Intensa, no cae en fáciles sensiblerías mostrando un amor que no es necesario justificar. Preciosa. Necesaria. Porque el amor no entiende de razas, ni ya puestos de géneros o religiones. El amor siempre gana.

Recomendada, sobre todo, verla en VOSE.

Jelly Belly: Comanchería | Hazlo que tengas que hacer

Jelly Belly: Comanchería | Hazlo que tengas que hacer

Esa sería más o menos la traducción de “Hell or high water”, el título original de la película. Y los hermanos Howard lo hacen.

Comanchería” es un western moderno, en la que Chris Pine interpreta a Toby Howard, quien, ante la muerte de su madre y la amenaza de desahucio de su rancho decide tomar una decisión drástica. Junto a su hermano, exconvicto, planea una serie de atracos a bancos.
El encargado de investigar los atracos será Marcus Hamilton (Jeff Bridges, nominado al Oscar al mejor secundario), perro viejo, enfrentándose al último caso de su carrera.

Personalmente la película me pareció lenta, aunque he de reconocer que vista con perspectiva no me parece tan mala. La idea, el planteamiento, podrían haber dado más de sí.

Las interpretaciones merecen la pena, pero no consiguen quitarse de encima ese polvo del desierto.

A pesar de las cuatro nominaciones a los Oscar, yo vería otras primero…